Posteado por: circuloveterinariodenecochea | 27/05/2009

Ejercicio de la profesión veterinaria en la Provincia y la organización y funcionamiento del citado Colegio. (DECRETO 1.420/83)

DECRETO 1.420/83 La Plata, 21 de setiembre de 1983.

Reglamentario del Decreto –Ley 9.686

// Visto el expediente Nº 2707-786/83 del Ministerio de Asuntos Agrarios, mediante el cual, el Colegio de

Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires gestiona la aprobación del anteproyecto de reglamentación de la Ley

No 9686, que rige el ejercicio de la profesión veterinaria en la Provincia y la organización y funcionamiento del

citado Colegio; y

CONSIDERANDO:

Que dicha reglamentación, obrante a fojas 3/21, contempla aspectos de innegable relevancia, tanto en lo

que hace a la faz institucional del Colegio mencionado -funcionamiento de sus distintos órganos-, cuanto

en lo que se refiere al ejercicio profesional, a la organización de la matrícula y al régimen de elección de las

autoridades;

Que la Dirección de Ganadería del Ministerio de Asuntos Agrarios, manifiesta a fojas 23, que el anteproyecto

citado fue objeto de análisis en conjunto por parte del señor Ministro y funcionarios de dicha Repartición

con representantes del Colegio de Veterinarios, acordándose la redacción definitiva, que es la que luce a fojas

3/21 y cuya aprobación se propicia;

Que a fojas 27, obran las modificaciones efectuadas por el Colegio de Veterinarios al anteproyecto de

mención, redactando las observaciones formuladas por la Asesoría General de Gobierno a fojas 24/24 vuelta;

Que la Asesoría General de Gobierno y el señor Fiscal de Estado, se expiden a fojas 24/24 vuelta y 25,

respectivamente, aconsejando el dictado del pertinente acto administrativo, que apruebe la reglamentación

propiciada, previo cumplimento de las modificaciones aludidas en el considerando precedente;

Por ello, atento !as potestades emanadas del artículo 132 inc. 2) de la Constitución Provincial,

EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES DECRETA:

Art. 1º – Apruébase la reglamentación de la Ley Nº 9686, que rige el ejercicio de la profesión veterinaria

y la organización y funcionamiento del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, cuyo texto

obrante a fojas 3/21, con las modificaciones introducidas a fojas 27, integra como Anexo I, el presente acto.

Art. 2º – El presente decreto será refrendado por el señor Ministro Secretario en el Departamento de Asuntos

Agrarios.

Art. 3º – Regístrese; notifíquese el señor Fiscal de Estado; comuníquese; publíquese, dése al Boletín Oficial y

pase al Ministerio de Asuntos Agrarios a sus efectos.

Colegio de Veterinarios

de la provincia de Buenos Aires

Legislación Provincial Veterinaria

ANEXO I

REGLAMENTACION DE LA LEY 9686 DE LA ASAMBLEA

Art. 1º – Las asambleas ordinarias o extraordinarias, se celebrarán en la ciudad de La Plata, asiento del

domicilio legal del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires.

Art. 2º – La asamblea ordinaria se reunirá anualmente, entre el 1º de julio y el 30 de setiembre. La

convocatoria se publicará por tres días en el Boletín Oficial, con no menos de diez días de anticipación y por

un día en un diario de circulación en toda la Provincia. Serán incluidos en el Orden del Día los temas que

determine el Consejo Directivo, no pudiendo tratarse otros asuntos. Los colegiados podrán igualmente ser

citados por vía postal.

Art. 3º – La Convocatoria a asamblea extraordinaria podrá efectuarse en cualquier tiempo, observándose

los mismos requisitos establecidos por el artículo 2º para la asamblea ordinaria. Podrá convocarse para los

mismos fines que la ordinaria.

Art. 4º – Los asambleístas harán uso de la palabra por riguroso turno, por un tiempo prudencial; pudiendo

limitarlo las autoridades de la asamblea en caso necesario.

Art. 5º – Se considerarán mociones de orden y se votarán sin discusión cerrar el debate: rectificar la votación;

declarar si se está en la cuestión; pasar a cuarto intermedio; levantar la sesión y determinar preferencias en

el Orden del Día.

DEL CONSEJO DIRECTIVO

Art. 6º – En la primera reunión que realice, el Consejo Directivo designará de entre sus miembros los que

habrán de cubrir los cargos de Secretario, Prosecretario, Tesorero y Protesorero. En caso de vacancia en

cualesquiera de estos cargos, se procederá del mismo modo para la designación de sus reemplazantes.

Art. 7º – Son funciones del Secretario:

a) refrendar !os actos del Presidente, salvo los que se relacionan con Tesorería;

b) redactar la correspondencia y despachar, con su sola firma, la de mero trámite;

c) organizar y dirigir la Secretaría;

d) hacer las citaciones para las reuniones del Consejo Directivo y confeccionar el Orden del Día

con el Presidente;

e) suscribir con el Presidente las actas de reunión del Consejo Directivo.

Art. 8º – El Prosecretario colaborará con el Secretario en el desempeño de sus funciones, reemplazándolo

interinamente en caso de ausencia, incapacidad, renuncia o cualquier otro impedimento.

Art. 9º – Son funciones del Tesorero:

a) custodiar los fondos sociales;

b) dirigir la contabilidad del Colegio;

c) fiscalizar el pago de las cuotas y demás contribuciones de los colegiados;

d) proponer al Consejo Directivo, el monto de la cuota anual de matrícula y de las demás

contribuciones;

e) efectuar los pagos que disponga el Consejo Directivo o su Presidente en los casos de urgencia;

f) suscribir con el Presidente los compromisos de pago y las cuentas bancarias;

g) confeccionar el inventario;

h) presentar el Balance Anual al Consejo Directivo;

i) proponer al Consejo Directivo el presupuesto anual de gastos y recursos.

Art. 10 – El Protesorero colaborará con el Tesorero, sustituyéndolo transitoriamente en caso de ausencia,

incapacidad, renuncia o cualquier otro impedimento.

Art. 11 – El Consejo Directivo reglamentará lo relativo a la percepción de sumas, con motivo del ejercicio de

representaciones, comisiones y gastos de movilidad.

DE LOS DISTRITOS

Art. 12 – La delegación de facultades a los Consejos de Distrito, prevista por el artículo 34 de la Ley 9686,

se limitará exclusivamente, en los supuestos de los incisos h) y n) de su artículo 14, al ámbito jurisdiccional

propio de cada Distrito.

Art. 13 – El Consejo Directivo determinará la forma en que los Consejos de Distrito rendirán cuenta de los

fondos que se les suministren para su funcionamiento.

Art. 14 – El cumplimiento de los requisitos de antigüedad mínima de dos años en el ejercicio de la profesión

en el Distrito correspondiente a su elección y tener domicilio profesional en el mismo, exigidos para ser

miembro del Consejo de Distrito, se efectuará mediante el ejercicio efectivo y permanente de la profesión en

el Distrito y la registración del domicilio en el Colegio durante dicho lapso.

Para determinar la jurisdicción donde se ejercerá el derecho al voto, se tomará en cuenta el último domicilio

registrado en el Colegio.

DE LA ELECCION DE LAS AUTORIDADES DEL COLEGIO

Art. 15 – Los padrones electorales serán exhibidos en la sede del Colegio o de !os Distritos, según el carácter

de la elección, a partir de la fecha del acto de convocatoria. Los reclamos por inclusiones o exclusiones serán

formulados dentro de los 15 días hábiles de dicha fecha, debiendo ser resueltos fundadamente por el Consejo

Directivo o los Consejos de Distrito, en su caso, en los cinco días subsiguientes. Vencido este término, no

se efectuarán inclusiones de los que se inscriben en la matrícula ni modificaciones a los mismos, hasta la

realización del acto eleccionario, con la sola excepción de errores de copia o tipográficos.

Art. 16 – La presentación de las listas de candidatos para la elección de autoridades, se efectuará con

una anticipación de hasta cuarenta (40) días corridos a la realización del acto eleccionario, en la sede del

Colegio o de los Distritos, según corresponda, entre las 9 y las 12 horas. Si el último día fuere feriado, la

presentación podrá efectuarse en el siguiente día hábil, en el horario indicado. Se adjuntarán cuatro (4)

ejemplares de cada lista las que deberán contener las nombres y apellidos de los candidatos, número de

matrícula, domicilio y firma de cada uno de ellos prestando conformidad a su postulación. Cada lista incluirá,

asimismo, nombres y apellidos de los apoderados titular y suplente, que deberán pertenecer a la matrícula

pudiendo o no ser integrantes de la lista, los que deberán constituir domicilio legal en la ciudad asiento del

Colegio o de los Distritos, según el caso, para sus relaciones con los mismos durante el proceso electoral.

Art. 17 – Cada lista será avalada con las firmas de no menos del 3 % de los profesionales matriculados en

condiciones de votar, porcentaje que no podrá ser inferior a la cantidad de diez (10) colegiados, debidamente

aclarados y con su número de matrícula respectivo. Los firmantes podrán ser citados por el Consejo Directivo

o Consejo de Distrito, para ratificar su firma.

Art. 18 – El Consejo Directivo o los Consejos de Distrito, pondrán a la vista en sus respectivas sedes, por

el término de cinco días hábiles, las listas de candidatos que hayan sido presentadas. Durante dicho lapso

podrán efectuarse las impugnaciones, que deberán ser formuladas por escrito y fundadas exclusivamente en

la ausencia de los requisitos previstos en los artículos 17, 25, 31 y 42 de la Ley 9686 o en la identidad de las

personas o autenticidad de las firmas presentadas en las listas.

Art. 19 – Vencido el plazo indicado en el artículo anterior, el Consejo Directivo del Colegio o los Consejos

de Distrito resolverán en definitiva respecto de las impugnaciones presentadas. En caso de que estas fueren

procedentes o cuando se efectuaran de oficio por los órganos mencionados, se comunicará la resolución al

apoderado respectivo, quien tendrá un plazo de 3 días hábiles para subsanarlas.

Art. 20 – Cumplidos los recaudos previstos en las disposiciones precedentes, el Colegio de Veterinarios o

los Distritos, en su caso, oficializaran las listas y les asignaran un número de orden correlativo al de su

presentación, disponiendo la impresión de las mismas en la cantidad necesaria para el acto electoral, en

formato y tipografía uniforme, pudiendo asignar un papel de distinto color pero similar textura a cada lista.

Art. 21 – Oficializadas las listas, cada una de ellas designará el o los fiscales que actuarán en el acto

comicial, a razón de uno por cada mesa.

Art. 22 – El Consejo Directivo y los Consejos de Distrito, designarán entre los inscriptos en el padrón

electoral, las autoridades de las mesas receptoras de votos, integradas por tres profesionales por cada

mesa que se habilite, pudiendo funcionar con la presencia de sólo dos de ellos. Actuará como presidente el

profesional de mayor edad y a igualdad de la misma, el de mayor antigüedad en la matrícula.

Art. 23 – El Consejo Directivo o Consejos de Distrito, habilitarán tantas mesas como estimen necesarias,

según el número de matriculados habilitados para votar.

Art. 24 – Los votos remitidos por correspondencia serán depositados, previa verificación exterior de los sobres

por la Comisión Electoral, en una o más urnas habilitadas al efecto.

Art. 25 – A la hora fijada en la convocatoria para la finalización del Comicio, las autoridades de cada mesa

procederán al recuento de los votantes en el padrón y luego a la apertura de la urna y recuento de los sobres

que debe coincidir con la cantidad de votantes anotados en el padrón utilizado. Realizado el escrutinio

provisorio de la mesa, se labrará el acta correspondiente, haciendo entrega de la documentación a la Comisión

Electoral.

Art. 26 – El escrutinio definitivo de los votos emitidos en forma directa y de los remitidos por

correspondencia, será efectuado por la Comisión Electoral, la que se integrará con un (1) representante

por cada agrupación participante del acto eleccionario. Esta labrará acta y proclamará la lista ganadora,

comunicando lo actuado al Consejo Directivo del Colegio de Veterinarios, con lo que finalizará su actuación.

DE LA MATRICULA

Art. 27 – En el supuesto de ejercicio de la profesión en distintas localidades o Partidos de la Provincia, sólo

se tendrá por válido, a todos los efectos previstos en la Ley 9686, el último domicilio profesional registrado

en el Colegio.

Art. 28 – La acreditación del buen concepto para la inscripción en la matrícula, se efectuará mediante el aval

de dos profesionales veterinarios inscriptos en la matrícula, que no se encuentren sancionados y no tengan

pendiente de cumplimiento ninguna de sus obligaciones para con el Colegio.

Art. 29 – El duplo de la cuota anual de matrícula que deberá abonar el colegiado deudor incurso en mora,

se aplicará dentro del año correspondiente a la vigencia de la respectiva cuota. Transcurrido el mismo, se

adicionará al duplo la tasa de interés vencida que utiliza el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus

operaciones ordinarias de descuento a 90 días, al momento de efectivizarse el pago.

Art. 30 – Cuando se establezca el pago del derecho anual de matrícula en cuotas, el duplo se aplicará sobre

cada cuota vencida, una vez producida la mora.

Art. 31 – La suspensión de los veterinarios en la matrícula, por falta de pago de dos anualidades

consecutivas, podrá ser comunicada por el Consejo Directivo a todas las entidades públicas y privadas

vinculadas directa e indirectamente al ejercicio de la profesión veterinaria.

Art. 32 – Todo pago que efectúen los colegiados, será imputado en primer término a la deuda de mayor plazo

vencido y así sucesivamente, hasta llegar a la más reciente.

Art. 33 – Cumplimentados los requisitos de inscripción y abonado el derecho que se fije en tal carácter, el

Colegio otorgará al profesional una credencial suscripta por el Presidente y Secretario del Consejo Directivo,

que contendrá una fotografía del interesado, su identidad, domicilio legal, número de matrícula, fecha de

inscripción, libro y folio correspondiente y firma del mismo.

Dicha credencial acreditará la habilitación para el ejercicio profesional y su exhibición será obligatoria para

comprobar el carácter de veterinario.

Los veterinarios deberán, además, registrarse en el Distrito correspondiente a su domicilio profesional.

Art. 34 – Quienes, por cualquier causa, hayan cesado en el ejercicio profesional, estarán obligados a entregar

de inmediato al Colegio de Veterinarios, la Credencial respectiva. quien la retendrá mientras dure el cese.

Art. 35 – Fíjanse las siguientes categorías de matriculados:

A) Activos: Son aquellos que se encuentran en ejercicio actual de la profesión y han cumplido

regularmente con sus obligaciones para con el Colegio, impuestas por la ley 9686.

B) Inactivos: Son los que se hallan transitoriamente incapacitados para ejercer la profesión por

razones de salud, han sido incorporados a las Fuerzas Armadas para el cumplimiento del servicio

militar obligatorio, o por cualesquiera otra causal debidamente comprobada, han cesado en el

ejercicio de la profesión.

C )Sancionados: Esta categoría comprende a aquellos Colegiados que, por cualquiera de las

causales previstas en la Ley 9686, se encuentran cumpliendo sanciones de suspensión o exclusión

de la matrícula.

D) Dados de baja definitivamente: Son los que se encuentran definitivamente incapacitados para

ejercer la profesión, por razones de salud, o se han acogido al beneficio de la jubilación como

profesionales veterinarios.

Art. 36 – Los colegiados que soliciten su ingreso a la Categoría de Inactivos, deberán cumplimentar los

siguientes requisitos:

A) Declaración jurada de que no se hallan en ejercicio de la profesión, expresando claramente los

motivos que originan su solicitud.

B) Documentación que acredite debidamente las causales invocadas, la que será determinada en

cada caso por el Colegio, en orden a los motivos invocados. Tratándose de incapacidad transitoria

por razones de salud o incorporación a las Fuerzas Armadas, deberán acompañar, respectivamente,

certificado médico o constancia de la autoridad militar que indique la fecha en que se produjo el

alta.

C) Certificación del Organismo competente, de que no revista como Asesor Técnico, propietario

de establecimiento de venta de zooterápicos y demás productos de uso en medicina veterinaria o

titular de establecimientos donde se ejerce la medicina veterinaria.

D) En su caso, constancia del cese en la Administración Pública Provincial.

E) Hallarse al día con el pago de la cuota anual de matrícula.

F) Devolución de la credencial profesional, cuya entrega deberá efectuarse juntamente con la

demás documentación.

El reingreso a la categoría de activo, se producirá previo cumplimiento de los requisitos previstos en los

incisos c), d) y e) del artículo 51 de la Ley 9686 y pago del derecho de reinscripción.

El Consejo Directivo podrá disponer que los matriculados inactivos con anterioridad a la sanción del presente

reglamento, cumplimenten los nuevos requisitos establecidos.

Art. 37 – Para obtener la baja definitiva deberá adjuntarse a la solicitud, certificación médica que indique

claramente la causal determinante de la incapacidad y su carácter definitivo, o constancia de la autoridad

competente de que se halla acogido al beneficio jubilatorio como profesional veterinario.

Art. 38 – En los supuestos de incapacidad transitoria o definitiva, por razones de salud, el Colegio

corroborará, por intermedio del profesional médico que designe, el diagnóstico y grado de incapacidad

emergente de la certificación medica acompañada.

Si surgieren diferencias entre ambos dictámenes, el caso será sometido a un tercer dictamen del Ministerio de

Salud de la Provincia, el que tendrá carácter definitivo.

Art. 39 – El pase a la categoría de inactivo o la baja definitiva, sólo se producirán una vez cumplidos

íntegramente y de modo satisfactorio, los requisitos exigidos para su procedencia, y previa Resolución del

Consejo Directivo, manteniéndose hasta el dictado de dicho acto la calidad de colegiado y las obligaciones

que en tal carácter corresponden legalmente.

DE LOS COLEGIADOS

Art. 40 – En caso de incumplimiento injustificado del deber de comparecencia y de falta de pago de la cuota

de matrícula, el Consejo Directivo podrá suspender todo trámite profesional que los veterinarios tengan

pendiente en el Colegio, hasta tanto hagan efectivas dichas obligaciones.

Art. 41 – El Consejo Directivo podrá exigir el registro obligatorio en el Colegio de Veterinarios, de todo

contrato de prestación de servicios profesionales que se celebre entre uno o varios veterinarios o entidades

veterinarias con un particular, sociedad o asociación. El Consejo Directivo establecerá el derecho que deberá

abonarse por la inscripción de cada contrato.

Art. 42 – No se registrarán los contratos que contengan cláusulas contrarias a la Ley 9686 y sus

reglamentaciones o se opongan a las normas de ética profesional.

Art. 43 – Los veterinarios que no registren los contratos que suscriban, dentro del plazo que con carácter

general fije el Consejo Directivo, serán pasibles de sanción disciplinaria, por violación al artículo 57 inciso a)

de la Ley 9686.

DEL EJERCICIO DE LA PROFESION

Art. 44 – Las prescripciones a que se refiere el artículo 78 inc. 1) de la Ley 9686 y las indicaciones

respectivas, deberán efectuarse mediante recetas, las que sólo podrán contener las siguientes enunciaciones:

a) Nombres y apellidos completos del profesional veterinario;

b) Título profesional;

c) Número de Matrícula provincial, pudiendo agregar otras que posea;

d) Domicilio profesional y teléfono;

e) Especialidades;

f) Firma del profesional;

g) Sello aclaratorio de firma, que deberá consignar nombres y apellidos completos; título y número

de matrícula profesional.

Art. 45 – El despacho de zooterápicos y demás productos de uso en medicina veterinaria que por su

formulación requieran venta bajo control especial, como en el caso de drogas hipnóticas, estupefacientes u

otras semejantes, deberá hacerse contra la presentación de la receta extendida por un profesional veterinario.

Art. 46 – El Ministerio de Asuntos Agrarios confeccionará periódicamente un listado de los productos que

deban ser prescriptos o comercializados según lo establecido en el Artículo 45 del presente Decreto.

Art. 47 – Los establecimientos elaboradores y fraccionadores, deberán incluir en las leyendas y literatura, las

expresiones “USO VETERINARIO” y “VENTA BAJO RECETA”.

Art. 48 – El Ministerio de Asuntos Agrarios podrá disponer que los tratamientos a que deban ser sometidos

los animales afectados de sarna, en cumplimiento de las medidas de Policía Sanitaria dispuestas por la

legislación respectiva sean controlados por profesionales veterinarios, quienes certificarán el uso de normas

técnicas correctas así como la utilización de productos terapéuticos autorizados.

Art. 49 – La determinación y certificación de la aptitud higiénico-sanitaria a que se refieren los incisos 3)

ap. d) y 11 del artículo 78 de la Ley 9686, incluye las materias primas, productos y subproductos de origen

animal como leche, carnes, huevos, pescado v otros frutos del mar, órganos y glándulas, sangre destinada a

la industria farmacéutica o alimentaria, a cuyo efecto se tendrá en cuenta la sanidad de los animales de los

cuales proceden y las condiciones de higiene con que han sido manipulados en sus etapas de producción,

elaboración y comercialización.

Art. 50 – La determinación del estado sanitario a que alude el inc. 8) del Artículo 78 de la Ley 9686, incluye

a las especies domésticas como a las de la fauna silvestre, tanto autóctonas como exóticas.

Art. 51 – Los peritajes a que se refiere el inc.11) del artículo 78 de la Ley 9686, que incluyan aspectos

sanitarios, serán ejecutados exclusivamente por profesionales veterinarios.

Art. 52 – La Dirección Técnica o funciones equivalentes en los laboratorios a que hace mención el apartado

4º inc. c) del artículo 78 de la Ley 9686, que funcionen en establecimientos de faena o industrialización de

la carne, subproductos y derivados, plantas de pasterización de la leche e industrialización de subproductos

lacteos, por así exigirlo las leyes de policía sanitaria animal y normas complementarias, serán ejercidas

en todos los casos por profesionales veterinarios en cuanto se relacionen con la determinación de la

aptitud de la materia prima, la sanidad de los animales de que ella procede y las condiciones sanitarias del

establecimiento a que estos pertenecen, incluyendo la certificación relacionada con tales circunstancias así

como con la aptitud de los productos de ellos obtenidos.

Art. 53 – Los Jardines Zoológicos u otros establecimientos de esa índole en la Provincia de Buenos Aires,

deberán contar para su funcionamiento con la supervisión permanente de un Servicio Veterinario que será

responsable de la atención médica y quirúrgica de los animales y asesorara respecto a las condiciones de

alimentación y alojamiento de aquellos.

Art. 54 – Todo establecimiento de lucha antirrábica, aun cuando en él se realice la atención médica de

personas mordidas, deberá estar bajo la dirección de un profesional veterinario, atento a la finalidad esencial

de la actividad que se cumple en el mismo.

Art. 55 – En las exposiciones y certámenes que se realicen en la Provincia de Buenos Aires, los veterinarios

que integren el jurado de admisión sanitaria, serán responsables en su cometido no sólo del cumplimiento de

lo establecido en la materia por las leyes de policía existentes, sino también del cumplimiento de la exigencia

prevista en el artículo 84 de la Ley 9686.

Art. 56 – En las ventas en pública subasta de animales en las que se anuncie o garantice su estado de preñez,

deberá acompañarse el certificado pertinente extendido por profesional veterinario.

Art. 57 – En las ventas en pública subasta de animales machos en las que se anuncie o garantice su calidad

de reproductores, deberá certificarse por profesional veterinario la ausencia de enfermedades transmisibles

por vía genital.

Art. 58 – La inscripción de los profesionales veterinarios como peritos y tasadores en las listas de

nombramientos de oficio del Poder Judicial, sólo podrá efectuarse previa certificación del Colegio de

Veterinarios, de que no se encuentran suspendidos o excluidos de la matrícula.

Igual exigencia regirá respecto de la designación como tasadores, por parte de las entidades bancarias.

Art. 59 – A los fines establecidos en el Artículo 78 inciso 8) y 84 de la Ley 9686, debe entenderse por

certificación del estado o condición de los animales, además del aspecto sanitario, y de los datos propios

de su “reseña”, como especie, raza, sexo, edad, tipo, nombre si lo tuviere, marca o señal, tatuaje y

complementariamente “caravana”, pelaje, señas particulares, (manchas o remolinos), toda otra característica

para cuya apreciación se requieran conocimientos propios de la profesión veterinaria como estado de vacuidad

o preñez, tiempo de gestación, fertilidad, ausencia de mal formaciones del aparato genital, taras o defectos

físicos que puedan afectar su aptitud para los fines para los cuales se destina.

Art. 60 – A los fines establecidos en los artículos 78 inc. 8) y 84 de la Ley 9686, debe entenderse por

certificación del estado o condición de los productos de origen animal, la declaración de que éstos resultan

aptos para el consumo.

Dicha declaración comprenderá la verificación de la materia prima como también la correcta realización de los

procesos de obtención, elaboración, almacenamiento y conservación, que permitan garantizar la sanidad de

los mismos en el momento de su salida de la planta de industrialización.

Art. 61 – A los fines establecidos en el artículo 78 inc. 8) y 84 de la Ley 9686. debe entenderse por

certificación del estado o condición de los subproductos de origen animal, la declaración de que éstos no

pueden transmitir enfermedades, por cuanto proceden de animales sanos o por haber sido sometidos a

tratamientos para la eliminación de gérmenes, virus o parásitos.

Art. 62 – La entrega a terceros de formularios de certificados en blanco, suscriptos por profesional veterinario

o la extensión de la certificación sin haber realizado la práctica o intervención correspondiente, hará

pasible al veterinario responsable de sanción disciplinaria, por violación de las normas que rigen el ejercicio

profesional, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que pudieran corresponder.

Art. 63 – A los fines previstos en el artículo 62, el Colegio de Veterinarios, podrá fiscalizar en los casos que lo

estime conveniente, la realización de las prácticas correspondientes a la expedición de los certificados a que

se refiere el Artículo 78 inc. 8) de la Ley 9686.

Art. 64 – El Colegio de Veterinarios podrá verificar el cumplimiento de la obligación prevista en el artículo

84 de la Ley 9686, pudiendo a tal efecto requerir la exhibición de los certificados a quienes legalmente los

tengan en su poder.

Art. 65 – La autoridad sanitaria competente determinará los casos en que, de acuerdo con la naturaleza

de las pruebas diagnósticas, se requerirá que éstas sean llevadas a cabo con intervención de laboratorios

oficialmente habilitados como condición para la validez de las certificaciones que se extiendan.

En estos casos el profesional responsable del laboratorio deberá poseer título de veterinario, estar

matriculado y acreditar ante la autoridad sanitaria su capacitación para la realización e interpretación de la

prueba diagnóstica de que se trate.

Art. 66 – Los profesionales veterinarios no podrán delegar la ejecución de actos propios del ejercicio

profesional en personas que carezcan del título habilitante, salvo aquellos casos que se encuentren

contemplados por leyes específicas. Toda inobservancia de esta norma configurará una violación a la ética

profesional y acarreará las sanciones disciplinarias previstas en la Ley 9686.

Art. 67 – La concurrencia con otras profesiones en las acciones de estudio, prevención y control de

las zoonosis a que se refiere el inciso 2) del artículo 78 de la Ley 9686, se ajustará a las incumbencias

que las leyes respectivas determinen para cada profesión, efectuándose mediante el intercambio de

información técnico-profesional en los aspectos epidemiológicos, estadísticos, de investigación en el campo

inmunológico, cumplimentando las recomendaciones de los organismos internacionales a que se halla

adherido nuestro país y las leyes que rigen la materia en el orden nacional y provincial.

DE LA ASESORIA TECNICA

Art. 68 – Los establecimientos de venta al por menor de zooterápicos y demás productos de uso en medicina

veterinaria a que se refieren los artículos 78 inc. 7) y 83 de la Ley 9686; no podrán funcionar si no cuentan

con Asesor Técnico, en las condiciones previstas en la presente Reglamentación.

Art. 69 – Los propietarios de los establecimientos mencionados en el artículo precedente, deberán

solicitar a la Dirección de Ganadería, autorización para funcionar. Dicha solicitud contendrá lo

siguiente:

a) Nombre, apellido y documento de identidad del propietario;

b) Nombre y ubicación del establecimiento;

c) Nombre, apellido, documento de identidad, número de matrícula y domicilio real del profesional

que se desempeñará como Asesor Técnico;

d) Indicación del horario que cumplirá el Asesor Técnico;

e) Indicación de si posee o no consultorio;

f) En caso de que posea consultorio, nombre y apellido y número de matrícula del profesional a

cuyo nombre se halla inscripto.

Art. 70 – Juntamente con la solicitud a que alude el artículo anterior, el propietario deberá acompañar

la siguiente documentación:

a) Fotocopia autenticada del título de propiedad, contrato de locación o cualesquiera otro

instrumento que acredite la legítima tenencia del inmueble donde funcione el establecimiento.

b) En caso de sociedad, fotocopia autenticada del contrato social debidamente inscripto en la

Dirección de Personas Jurídicas de la Provincia de Buenos Aires. Tratándose de sociedad de hecho,

fotocopia autenticada del respectivo contrato, cuyas firmas deberán hallarse certificadas por

Escribano Público.

c) Fotocopia autenticada del certificado de habilitación municipal del local y las instalaciones;

d) Fotocopia autenticada por Escribano Público o Juez de Paz, del Contrato de prestación de

servicios del Asesor Técnico;

e) Plano del local y descripción de las instalaciones, que deberán ajustarse a las exigencias que en

materia edilicia y de equipamiento, establezca al Ministerio de Asuntos Agrarios.

Art. 71 – El profesional que se desempeña como Asesor Técnico deberá, a su vez, adjuntar la siguiente

documentación:

a) Constatación del domicilio real, expedida por el Distrito respectivo del Colegio de Veterinarios

o, en su defecto, por la autoridad policial;

b) Certificación del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, en la que conste

que se encuentra matriculado, no adeuda contribuciones obligatorias al Colegio y no se halla

sancionado con pena de suspensión o exclusión de la matrícula;

c) Declaración Jurada de otros cargos que desempeña.

Art. 72 – El horario que obligatoriamente deberá cumplimentar el Asesor Técnico, puede ser de medio tiempo,

o tiempo completo. En el primer caso, será de cuatro horas diarias continuas matutinas o vespertinas, y en el

segundo, de ocho horas diarias, correspondiendo cuatro horas continuas al horario matutino y cuatro horas al

vespertino.

Art. 73 – Los establecimientos a que se refiere el artículo 68, tendrán a disposición de los funcionarios

fiscalizadores del Organismo de Aplicación, un Libro de inspección, foliado y rubricado por dicha autoridad,

en el que se dejará constancia del resultado de las inspecciones efectuadas. Dicho libro deberá hallarse

permanentemente en el establecimiento, siendo su titular único responsable, por su destrucción, deterioro o

extravío.

Art. 74 – Cuando el Asesor Técnico cese en su función, tal situación deberá ser comunicada en forma

fehaciente por el profesional cesante y por el propietario del establecimiento al organismo de aplicación,

dentro de las cuarenta y ocho horas de producida. El propietario deberá designar el reemplazante dentro

del plazo de 10 días hábiles, el que podrá ampliarse hasta un máximo de 20 días cuando circunstancias

excepcionales así lo justifiquen.

Art. 75 – El cambio de titularidad del establecimiento obligará a cumplimentar los requisitos previstos en los

artículos 70 y 71.

Art. 76 – El cambio de local del establecimiento, dentro de la misma localidad sin que varíen las condiciones

en que ha sido inscripto, requerirá del propietario la comunicación al Organismo de Aplicación dentro del

plazo de siete días de producido, adjuntando fotocopia autenticada del título de propiedad, contrato de

locación o instrumento que acredite la legítima tenencia del bien y certificado de habilitación municipal

respectivo.

Art- 77 – El Asesor Técnico deberá dar cuenta al organismo de Aplicación, dentro del plazo de 48 horas, de

todo cambio de su domicilio real, circunstancia que será constatada por intermedio de los Distritos o de !a

autoridad policial.

Art. 78 – En caso de licencia o enfermedad del Director Técnico, el propietario deberá proveer el

reemplazante, quien cumplimentará los requisitos que establece la presente reglamentación.

Art. 79 – El establecimiento de venta de productos zooterápicos no podrá tener comunicación directa con

la vivienda. En caso de residir el Asesor Técnico en dependencias contiguas, estas deberán tener acceso

independiente.

Art. 80 – En caso de sociedad entre no profesionales y profesionales veterinarios, estos podrán asumir el

cargo de Asesor Técnico, debiendo reunir al efecto, los requisitos previstos en la presente reglamentación.

Art. 81 – Cuando un establecimiento posea sucursales, estas deberán designar su respectivo Asesor Técnico,

conforme a las condiciones que se establecen en la presente reglamentación.

Art. 82 – En los casos de existencia de consultorio en establecimientos de venta al por menor de zooterápicos

y demás productos de uso en medicina veterinaria, el profesional que actúe, deberá solicitar al Organismo de

Aplicación su habilitación para funcionar, cumplimentando al efecto, los siguientes requisitos:

a) Nombre, apellido, número de matrícula y domicilio real.

b) Nombre y ubicación del establecimiento de ventas y nombre y apellido de su propietario;

c) Indicar si es o no Asesor Técnico del establecimiento de venta

d) Certificación del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, de que se encuentra matriculado,

no adeuda contribuciones obligatorias al Colegio y no tiene pendiente de cumplimiento sanción disciplinaria

de suspensión o exclusión de la matrícula.

Art. 83 – El Organismo competente podrá crear, a los fines de !a aplicación de las presentes normas, los

registros que estime pertinentes.

DEL COBRO JUDICIAL DE LOS CREDITOS DEL COLEGIO

Art. 84 – A los efectos previstos por el artículo 81 de la Ley 9686, valdrá como domicilio real o profesional,

el último denunciado en el Colegio por el veterinario, ya sea el consignado en la solicitud de inscripción en la

Fuente: http://www.cvpba.org.ar

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: